Viajes espirituales

Jaume Mestres Fuente: Mestres

Jaume Mestres
Fuente: Google

Querida amiga:

Uno de los últimos días de clase tuvimos media sesión de gastronomía y media de algo que nadie sabía como sería. Se presentaba como Estudio de caso: Agencias, con Jaume Mestres, pero el tema tratado fue sobre todo la espiritualidad. Mestres presentó su agencia de viajes Holos Travel, que organiza unos siete viajes al año en distintas partes del mundo, como en México o Siberia. Jaume, aparte de escribir libros de viajes, se dedica a ofrecer viajes de transformación personal a un selecto grupo de clientes, que se desplazan hasta lugares recónditos para realizar yoga, meditación, rituales, sanación y mantener contacto directo con chamanes. Con un poco de suerte estas experiencias servirán para que el viajero regrese a su casa con más salud, paz o plenitud personal y con menos ego y dinero.

Porque este tipo de viajes aparte de ser poco comunes son poco baratos. Tienen un tipo de público muy concreto, que se puede definir por su exceso de dinero y su falta de escepticismo. Hay muchas opciones diferentes en el abanico del viaje con misticismo y transpersonalidad: largos recorridos de peregrinación, retiros en lugares recónditos y aislados, sesiones intensivas de yoga o meditación en grupo, rituales de todo tipo, ya sean religiosos o cósmicos, rigurosos o improvisados… pero los buenos son los viajes que tienen un propósito concreto relacionado con las drogas psicodélicas. O sea, nos vamos al quinto pino, cruzamos la selva amazónica, nos encontramos una tribu aborigen y nos hinchamos a ayahuasca y peyote con ellos para buscar quiénes somos y dónde estamos. No digo que Holos Travel lo ofrezca, pero los jóvenes que van a Ámsterdam no son los únicos que se desplazan lejos para colocarse.

Dejando las bromas a un lado, un viaje que te ayuda a entenderte más a ti mismo, fortalece tu salud física o mental y te aleja de tu sociedad para adentrarte en tu esencia humana y natural ya merece la pena. Se hace un viaje material, exterior y tangible pero es más importante el viaje inmaterial, interior e intangible. Hablamos de un viaje interior. En realidad no es necesario irse muy lejos, puedes hacer un viaje espiritual sin moverte de casa, pero el crecimiento interior puede estar muy influenciado por las vivencias exteriores. Nuevos paisajes, experiencias, encuentros… pueden ayudar a abrir la mente para hacer caber lo que se quiera. Pero es comprensible que por solo alguien no sepa qué tiene que hacer y necesite ayuda o guía de algún experto. Mestres podría ser uno de éstos y como su apellido indica es un maestro del arte de viajar. Como él mismo dice, “con casa en todos sitios pero sin hogar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *