Si fueras real

Querido amigo imaginario:

A finales de verano cayó en mis manos un libro un poco más peculiar de los que había visto en la categoría de guías de viaje: San Sombrèro. ¿Por qué me extrañó? Simplemente porque habla de un país que no existe, como tú. Un país imaginario, inventado. Está situado por América Central.

Se trata de una guía alternativa de la coleción Jetlag, de la editorial Lonely Planet, hecha por los australianos Santo Cilauro, Tom Gleisner y Rob Sitch. Son parodias pero contienen informaciones completas, con elementos históricos, políticos, culturales, religiosos, sociales, etc. Su estructura tématica y de diseño sigue el modelo de las guías clásicas, pero tiene algo que destaca y que  las engloba en una categoría distinta: el humor. Crean una realidad virtual totalmente convencida y otras invenciones virtuales, con lo que el lector tiene la sensanción de que todo lo que lee y ve es real. No tiene nada a envidiar ni a perder respecto a las otras guías de viaje.

Cucaracha City, capital y puerto de San Sombrèro, es el sitio de la fiesta con una quinta parte de habitantes, humanos y roedores. Es el paraíso de las compras, donde las copias de los bolsos Louis Vuitton y Prada están hechas de cañas y de paja. Es el lugar de la hospitalidad, donde los visitantes dan la bienvenida abrazando y besando con más pasión. En la ciudad vieja el mejor sitio de tapas son los bancos al aire libre, las disenderías, en el dialecto local. Beben ron dulce que sobra de la noche anterior o lo utilizan para limpiar los bancos de ventas. Las plazas son bonitas y verdes, con gente que hace jogging para mantenerse en forma, para escapar de alguna banda y algunos porque no aguantan los gritos de los mariachis. A esta ciudad no le falta ni equipo de fútbol: el Atlético Juligano, por el que sus admiradores se juntan en los bares para gritar “gol” y batir su propio récord del grito más largo (3 horas y 52 segundos). Fuera de Cucaracha City se extienden las provincias de Guacamala, San Abandonio, Lambarda, y Maracca. Por ahí, por supuesto, hay de todo. Playas maravillosas, pueblos de pescadores que se transforman en zonas de drogas o puntos increíbles de surf.

La primera guía fue publicada en 2003 con el nombre Molvanía, un país montañoso y pequeño en Europa oriental. Así empezó un viaje tan real y tan mágico, llevándonos a países que si existieran encantarían a todos a los que les gusta ser un viajero y no un turista.

Besos de mi San Sombrèro,

Maleña

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *