‘Road Trip’ (2000), de Todd Phillips

Querido primo:

El otro día, mientras estaba pensando en películas de viajes, me vino a la cabeza una película que vi en mi adolescencia. Supongo que será por el nombre más que por su calidad o transcendencia: Road Trip (Viaje de pirados). Ahora mismo quizás pienso que es una porquería, pero recuerdo que hace quince años pagué la entrada del cine para verla e incluso pasé un buen rato durante la hora y media que duró. La verdad es que no te hace plantear grandes interrogantes, no te sorprende su trama en ningún momento, no te descubre ningún mundo nuevo… simplemente te hace reír si tienes un buen día y estás de buen humor.

El argumento es sencillo: el protagonista, Josh Parker, tiene una relación con una chica a millas de distancia y decide enviarle un video diciéndole todo lo que él la quiere, pero uno de sus amigos se equivoca y le envía el video de él con otra chica en la cama. Decidido a recuperar la cinta, emprende un viaje junto a sus amigos, cada cual peor, y les van ocurriendo despropósitos durante el viaje. Todo está guiado para que te rías de las desgracias de uno u otro y muestra la cara más divertida de los viajes: los imprevistos. Y más si no te pasan a ti y sabes que al final se acabará resolviendo todo. Nadie apostaría a que el protagonista termina la película sin novia (aunque a nosotros nos pasaría).

Cartel de Road Trip Fuente: IMDB

Cartel de ‘Road Trip’
Fuente: IMDB

El largometraje tiene una base que recuerda mucho a un ya clásico de las comedias Dos tontos muy tontos, o sea, unos desafortunados sortean varios contratiempos para llegar a una chica. Pero la película que podría catalogarla mejor es American Pie, con la que comparte algún actor. Viaje de pirados apareció después del éxito de American Pie, aprovechando la buena acogida que tienen estas comedias adolescentes entre los jóvenes y haciendo uso de este tipo de humor que estaba en auge por entonces. Es decir, una comicidad que patentó la famosa saga de películas adolescentes, basado en el humor escatológico, los gags sexuales y el patetismo masculino.

En la misma línea podemos encontrar películas de un éxito incluso menor como Boat Trip, Euro Trip, College Road Trip, Bad Trip… Más recientemente Hollywood encontró una nueva fórmula para resurgir este subgénero de la comedia americana basada en los periplos catastróficos y torpes añadiendo edad y alcohol a sus personajes con Resacón en Las Vegas y Tailandia. Lo bueno es que nueve años más tarde hicieron Road Trip 2: Beer Pong. No la he visto ni pienso hacerlo pero entiendo que un adolescente prefiera este tipo de películas que un drama. Aunque es mucho mejor vivirlo que verlo en una pantalla. Sin duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *