‘The Way’ (2010), de Emilio Estévez

The_Way

Fuente: Google

Querido amigo:

Hoy te quiero hablar de la película The Way, una producción estadounidense rodada en España que creo que te dará el empujón que te falta para coger la mochila e irte a recorrer el Camino de Santiago.

The Way es un drama protagonizado por Martin Sheen, que interpreta el papel de Tom Avery, un oftalmólogo californiano que se ve obligado a viajar a la localidad francesa de Saint Jean Pied de Port después de recibir una trágica llamada informándole de que su hijo Daniel (un doctorando de 40 años interpretado por Emilio Estévez, hijo de Sheen también en la vida real) ha fallecido en los Pirineos, mientras recorría la primera etapa del Camino de Santiago.

Pese a que no compartían la misma filosofía de vida, Martin no regresa a casa después de incinerar el cuerpo de Daniel sino que, en su honor, decide partir de Roncesvalles y completar los 800 km del Camino, por el que irá repartiendo sus cenizas.

Al comienzo Tom se muestra reacio a interactuar con los peregrinos que va encontrando, pero poco a poco su carácter se va ablandando y acaba compartiendo la ruta con otros tres personajes: Joost, un holandés gordinflón que hace el Camino para adelgazar para la boda de su hermano; Sarah, una canadiense con el propósito de dejar de fumar, y Jack, un excéntrico irlandés que sufre el bloqueo del escritor. Juntos viven aventuras y desventuras, como el momento en que un niño gitano le roba la mochila (con la caja de las cenizas) a Tom. Cuando el hombre, desesperanzado, está a punto de abandonar y regresar a California, el padre del niño aparece con la mochila pidiéndole perdón y les acaba invitando a una fiesta gitana.

Después de muchos quilómetros, los cuatro llegan a Santiago de Compostela, el final del Camino. Allí Tom entrega la credencial del peregrino y recoge la Compostelana, el diploma acreditativo, en nombre de su hijo. Pero la ruta no acaba aquí: siguiendo el consejo del padre gitano, los cuatro continúan caminando hasta Muxía, Finisterre, un lugar maravilloso donde Tom acaba de esparcir las cenizas del fallecido Daniel.

El Camino de Santiago es sólo la primera de las aventuras que Tom va a vivir en honor a su hijo, que no tuvo todo el tiempo que quiso para “ver mundo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *