El castillo de Torre Baró

DSC_0341

Fuente: Patricia Catania

Querida amiga:

Cuenta la leyenda que el castillo de Torre Baró, un edificio de estilo neomedieval situado en el distrito barcelonés de Nou Barris, fue construido para la hija de Manuel de Sivatte, descendiente de los barones de Pinós. El médico había recomendado a la joven alejarse de la ciudad para respirar aire puro y así curarse de la tuberculosis que padecía. Al morir la chica se paró la construcción del castillo, pues ya no tenía sentido terminarlo.

Leyendas aparte, lo que se sabe del cierto es que la construcción del castillo de Torre Baró tuvo lugar en 1905. Fue concebido como un hotel dentro de una ciudad jardín para que los barceloneses pudieran salir de la ciudad a descansar. No obstante, la empresa que estaba al mando de las obras hizo fallida y el proyecto no se pudo terminar. Lo único que se acabó fue la carretera Alta de Les Roquetes, por donde el tranvía tenía que llegar a la ciudad jardín. A diferencia de otras zonas altas como el Tibidabo o Vallvidrera, ésta era muy despoblada y mal comunicada, inconvenientes que contribuyeron a que el proyecto del castillo se abandonara.

Aunque el edificio quedó inacabado, las estancias sí se definieron: en la planta baja estaba la cocina; en la primera, el comedor, y en la segunda, los dormitorios. Con todo, el castillo nunca llegó a ser habitado, excepto durante la Guerra Civil, cuando un destacamento de la República se apoderó de él para poder vigilar Barcelona desde lo alto. En 1939, terminada la guerra, las tropas de Franco entraron en la ciudad, tomaron el castillo e hicieron prisioneros a los republicanos que lo habían ocupado: a algunos se los llevaron a la Vall d’Hebron, donde había un campo de concentración; a otros los trasladaron a Montjuïc, y a otros, al campo de la Bota.

Con el paso del tiempo, el castillo de Torre Baró, abandonado, se fue degradando. No fue hasta la década de los setenta cuando empezaron a haber varios movimientos para reivindicar la preservación de este símbolo de Nou Barris. Las acampadas urbanas organizadas por distintas entidades de vecinos, que querían reivindicar la restauración del castillo, fue uno de los movimientos con más repercusión.

Desde 1983, la principal entidad encargada de defender la preservación del castillo es el Arxiu Històric de Roquetes-Nou Barris. Ricard Fernández, su responsable, asegura que gracias al Arxiu el castillo fue catalogado como patrimonio histórico en el año 1992. Unos años antes, en 1989, se restauró el esqueleto del edificio y se construyó un mirador alrededor, pero debido al vandalismo se volvió a degradar.

DSC_0346

Fuente: Patricia Catania

Afortunadamente, hace dos años, en un pleno del distrito, todos los partidos políticos votaron a favor de la conservación del castillo, que está previsto que abra en septiembre como mirador, una vez se haya restaurado la fachada y se haya reforzado por dentro. En la planta baja se incluirán plafones que explicarán la historia del edificio y su entorno, un pequeño bar y también un punto de información. En el futuro, se prevé una segunda remodelación, con una mejora de los accesos, la inclusión de un ascensor y la adaptación de la planta superior para actividades sociales y culturales.

En definitiva, el castillo de Torre Baró alberga historias dignas de ser contadas. Es también un lugar fantástico para pasar el día. Desde su mirador, se pueden contemplar las maravillosas vistas de Barcelona y, además, puedes aprovechar para disfrutar un domingo de pícnic junto al castillo.

Un abrazo.

2 comentarios en “El castillo de Torre Baró

  1. Es increible como se puede crear una historia romántica de algo medieval cuando el castillo fue construido en 1905, no obstante su verdadera historia es romántica y apasionante a la vez. Gracias por darnos a conocer todo esto.

  2. Allí jugaba de pequeño, haciamos “grandes cruzadas” y la historia que aqui se cuenta nosotros la situabamos en la Edad Media que era más romántica…ademá en nuestro imaginario no era una hija si no la amante de un caballero medieval. Estaba muy abandonada y me alegré cuando se decidió preservarla. Por ciero no muy lejos, hay un caseró blnaco que nos decian que era un prostibulo, evidentemente teniamos prohibido subir hasta allí…alguien sabe que es o era…?????.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *