Yo egipto, tú egiptas, ella egipcia

panorámica pirámides Foto: G.Griera

Panorámica pirámides
Fuente: Guillem Griera

Querido amigo:

En esta entrada me gustaría hablar otra vez de las clases de David Rull, al que tanto admiramos y apreciamos no sólo por su sabiduría o su retórica sino por su talento natural de sacar el lado egipcio de las cosas. Por ejemplo, si se habla de la adulteración de drogas te remitirá a los ritos místicos egipcios con sustancias precursoras del LSD, si se debaten los cambios estéticos de Belén Esteban hará referencia a las técnicas de maquillaje de Cleopatra (o de su perro), y si se habla del Barça apuntará que los faraones ya la “palmaban” con mucha posesión. Pues en relatos de viajes no podía ser menos.

Río Nilo Foto: G.Griera

Río Nilo
Fuente: Guillem Griera

En su clase de crónicas y relatos de viajes nos introdujo una obra desconocida por la mayoría de población ignorante, que es la mayoría y en la que me incluyo, pero que resulta ser la primera novela de ficción de viajes y la mayor obra literaria de Egipto. Incluso una finlandesa escribió un libro y Hollywood hizo una película mucho antes que Simbad o Noé. Se trata de Sinuhé, que insinuó (tenía que utilizar este verbo) la corrupción de egipcio y las diferencias culturales de “los otros”, quienes según él lo hacían todo del revés. En el relato se cuenta como Sinuhé huyó de Egipto por no involucrarse en un escándalo político (al estilo Snowden) y empezó a descubrir los vecinos de Siria hasta que dio el braguetazo con la hija  del príncipe y se hizo jefecillo de los sirios. Al final regresó a su país sólo para morir porque se ve que con Egypt Skylines se llega más rápido y cómodo al cielo.

Y es que la religión es lo último de lo que se acuerda uno cuando se dispone a vivir y lo primero cuando se dispone a morir. Sinuhé se adaptó completamente al estilo de vida de Siria pero mantuvo sus creencias de Egipto. Me encantó lo que dijo David sobre la creación de la vida según la religión egipcia: mientras que el dios cristiano estuvo seis días para crear la vida en la tierra, el dios egipcio lo creó todo masturbándose. Se hizo una paja y creó el mundo, así de fácil. Así las teorías sobre la existencia de multitud de universos paralelos se basan en un dios egipcio adolescente informático seguramente.

Calle de El Cairo Foto: G.Griera

Calle de El Cairo
Fuente: Guillem Griera

También me sorprendió la pornografía que se descubrió de los egipcios en piedras marcadas con escenas eróticas. Al menos no se pegaban y quedaban encartonadas como nuestras revistas pero resultaría curioso ver a un egipcio masturbándose mirando una piedra. Aquí la expresión de pasarse alguien por la piedra tenía un significado un poco más suave. Hablando de piedras, la más famosa de Egipto es la Piedra de Rosetta, que contiene un texto en tres idiomas: el jeroglífico, el demótico y el griego. Para que lo entiendan los egipcios, los griegos y los frikis que entienden jerogríficos o los que no saben leer y les gustan los dibujitos.

camello egipcio Foto:G.Griera

Camello egipcio
Fuente: Guillem Griera

Porque los egipcios no sólo son grandes masturbadores y tipógrafos, también son unos buenos anfitriones. Si viene Alejandro Magno le dicen que es Dios y que los gobierne; que viene Napoleón, le dicen que viva los bajos y vive la France, que vienen los Hermanos Musulmanes… bueno hoy en día han perdido las costumbres y las formas. Antes un faraón esclavizaba a miles de personas y si no venía un tío con una vara a abrir el mar, nadie hacía nada. Hace pocos años dejaron El Cairo patas arriba para sacar a Mubarak del poder. Y lo consiguieron, con dos cojones. Y con ese referente después en España acampamos por el 15-M y conseguimos… que nos llamaran perroflautas y que los políticos o bancos aún roben más.

¿Pero qué sabemos de Egipto hoy? Les gobierna el ejército y proponen a Kevin Spacey como presidenciable. Quizás por lo de Sospechosos habituales. Egipto está en una fase delicada, vive de su pasado y lucha por su futuro. En fase de suspense, los egipcios esperan a un faraón o un faro que los guie. Hasta hace poco se alimentaba muy bien del turismo pero con los últimos altercados descendieron mucho las visitas y muchos de los habitantes de El Cairo que vivían de acompañar a los guiris por su alarde milenario quedan a riendas de sus jorobas cual camellos. Aquí os dejo el vídeo de uno de ellos. A la vez que conducía daba clases de palabras obscenas en árabe.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *