El sabor del xató

Amigo:

Como bien sabes todo este año de vida en Barcelona lo ando aprovechando para conocer todos los lugares que me es posible, y por cuestiones de tiempo y distancia son los diferentes pueblos de Cataluña aquellos que estoy conociendo en mayor número. Uno de los primeros que visité, cuando el invierno europeo aún me hacía extrañar la calidez de México, fue Sitges, localidad costera e importante punto de atracción para turistas de todo el mundo.

Sitges se convirtió en un importante atractivo durante los años 60, cuando la afluencia de extranjeros a sus playas lo convirtieron en una isla de tolerancia, y pasado ese punto el lugar supo aprovechar y multiplicar su fama. Hoy suma a sus atractivos naturales y culturales decenas de interesantes eventos entre los que destaca su carnaval, las alfombras de flores del corpus y su festival de cine fantástico.

Yo estuve en la ciudad durante un día, y quedé encantado con ella. Pero sus playas y su arquitectura modernista no son de lo que quiero contarte hoy, pues durante mi recorrido descubrí una de las tradiciones gastronómicas catalanas, el xató.

Xató de Sitges

Fuente: Francisco Fontano

Este platillo, que surge en el siglo XIX, consiste en una ensalada a base de escarola, aceituna, pescado y una salsa romesco muy similar a la usada en las calçotadas. El xató está ligado a una zona muy especial, la del Penedés y el Garraf, donde los pueblos se dividían entre zonas de pescadores y de campesinos. De ahí surge este plato que combina los ingredientes del mar con los de la huerta.

En esta región, de la que Sitges forma parte, el platillo es tan importante que los diferentes pueblos se disputan el honor de su creación, y en cada lugar hay pequeñas variaciones a la receta. Así, mientras en Sitges se usan boquerones para complementar al atún y al bacalao, en Calafell se prefieren las anchoas; en Vilanova i la Geltrú la salsa se hace sin pimiento ni jitomate, mientras que en Vilafranca se incluyen galletas María.

Aprovechando todas estas diferencias, la región se ha creado una importante ruta turística y gastronómica, donde el visitante puede probar todas sus variedades, a la vez que se conocen otras facetas gastronómicas y culturales de la región como sus cavas, su historia y sus espacios naturales.

Aunque yo no pude hacer la ruta, si comí la versión sitgetana del xató en un restaurante que forma parte de la misma. Debo decirte que estuvo delicioso, así que te recomiendo te des el gusto de probarlo cuando estés en la zona.

Tanto escribir de comida me ha dado hambre, amigo, así que te dejo, pero seguimos en contacto.

3 comentarios en “El sabor del xató

  1. ¡Mmmm! Buena descripción. realmente me dio hambre.

  2. Una parte muy importante de un viaje es, justamente, la gastronomía, que nos permite conocer mejor a los lugares visitados, y que dice mucho de la gente y sus costumbres. El plato descrito luce delicioso y fresco, magnífico para los días de verano. Si algún día voy a Sitges no dejaré de probarlo.

    • La gastronomía catalana es muy sabrosa y variada. Totalmente de acuerdo con tu comentario Güera, probar los platos típicos de cada lugar visitado es imprescindible para conocer las costumbres de sus habitantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *