‘Born Sweet Born’

Foto: Anna Rovira

Fuente: Anna Rovira

Mamá:

Estos tiempos de Pascua no son fáciles. Es una de las épocas más deliciosas y más nostálgicas del año. Hoy mismo me he despertado un poco melancólica. Brasil no sale de mi cabeza. Echo de menos todo: la euforia en la infancia por el desayuno más dulce de lo normal,  el tradicional almuerzo de domingo con la familia, la presencia de los amigos, la ausencia de las celulitas. A lo mejor yo estoy muy influenciada por la mini guía que nos ha encargado David Revelles. Las chicas y yo la bautizamos como Born Sweet Born.

Mucho antes de ser el reino modernista de Gaudí, la ciudad sede de las Olimpíadas de 1992 o el templo de Lionel Messi, Barcelona fue el corazón de El Born. Un área del barrio de La Ribera donde surgieron los primeros asentamientos urbanos de la Ciudad Condal y que desde hace más de un milenio, es territorio de forasteros, hombres de negocio, autoridades y ciudadanos de bien.

Cada barrio de Barcelona tiene su personalidad propia y, por lo tanto, una historia que de alguna manera ayuda a comprenderla. En nuestro caso, los sucesivos momentos de prosperidad y ruina resultaron en una constante necesidad de reinvención que a lo largo del tiempo convirtió El Born en el home sweet home de la vanguardia y de las tendencias.

En estas cercanías solían estar gran parte de las tiendas más cosmopolitas del siglo XVII: las droguerías. Registros de esta época dan cuenta de que casi 500 tipos de drogas y dulces procedentes de varias partes del mundo eran vendidos allí. Más que retratar la pasión de los catalanes por los dulces, estos datos refuerzan la importancia que tuvo el consumo de tabaco, chocolate, té y café en la vida cotidiana y también en la economía barcelonesas del pasado. Así que nos entraron ganas (a Maleja, Anna, Irina, Lolita y yo) de saber cómo eso se refleja en el presente.

Recorrimos cada una de las callecitas situadas entre la via Laietana, la avinguda del Marquès de l’Argentera, el passeig de Picasso y el carrer de la Princesa, en busca de chocolaterías, pastelerías, heladerías, galleterías y postres que nos contasen las novedades de El Born de hoy y las historias de El Born de ayer.

Encontramos de todo: vitrina giratoria, pasteles premiados, bombones que parecen joyas, tés que inspiraron helados, helados sin lactosa, brownie vegano, turrones tan gordos como gustosos desde 1890, cocina contemporánea catalana servida con vistas a un yacimiento arqueológico, galletas de última moda a precios asequibles, el primer restaurante de postres del mundo, un museo con esculturas chocolate y otros encantos más.

Cuando llegues aquí, te los enseñaré. ¡Devoraremos esta Barcelona!

¡Hasta mayo, mamá!

Un beso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *