El arte de una calçotada

Querida familia:

Uno de los elementos más representativos de la cultura es la gastronomía. La comida forma parte de las costumbres de un país, dotándolo de unas características concretas que lo diferencian del resto.
Catalunya es una comunidad en la que predomina la cocina mediterránea, siendo típicos platos como la escalivada, los caracoles, el pan con tomate, el fricandó, la escudella y los calçots, entre otros.

Calçots - Fuente: Patricia Catania

Calçots – Fuente: Patricia Catania

El calçot es una variedad de cebolla conocida como “puerro tardío de Lleida” y es originaria de Valls, situado en la comarca del Alt Camp, en la provincia de Tarragona. La temporada comienza en noviembre y finaliza entorno a la Semana Santa.

Cuenta la leyenda que a finales del siglo XIX un campesino de la zona de Valls puso unas cebollas a la brasa y por descuido se le quemaron. En vez de tirar las cebollas, les quitó la capa exterior y descubrió que el interior estaba tierno y sabroso. Hoy en día, es costumbre comerlos con salsa romesco, originaria de Tarragona.

Calçots en la brasa - Fuente: Patricia Catania

Calçots en la brasa – Fuente: Patricia Catania

Hace una semana acudí a una masía situada en Reus para celebrar una de las fiestas gastronómicas más relevantes de Catalunya: la calçotada. Tras carbonizar los calçots en la brasa, se envuelven en papel de periódico para que terminen se hacerse y mantengan el calor. En los restaurantes es costumbre servirlos en una teja de barro.

En definitiva, una calçotada es una excusa perfecta para juntar a los amigos y hacer una estupenda barbacoa en la que no puede faltar carne a la brasa, mongetes amb butifarra, pa amb tomàquet y por supuesto los calçots.

Os escribiré pronto para seguiros contando las costumbres gastronómicas de Catalunya, que son muchas y muy variadas.

¡Besos!

4 comentarios en “El arte de una calçotada

  1. Fantástico post. La calçotada es un arte, una maravilla, un placer para el paladar! Es imprescindible y de obligación ir a una.

  2. No puedo menos que planear que cuando vaya a Cataluña tendrá que ser en la época de esta fiesta para probar tan exquisito manjar

    • Muchas gracias por vuestros comentarios Alex y Güera. La época de calçots suele empezar en diciembre y finaliza entorno a la Semana Santa, depende de la cosecha del año. Tal y como comenta Alex, es imprescindible ir a una si te encuentras en Catalunya.

  3. Pingback: El Sabor del Xató | Caminos Sellados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *